Carrito

Carrito

SONIA- Fundadora y Chica para todo

GLORIA- La otra Jarrilla chica para todo

Más que una tienda,
un proyecto de vida.

Mi nombre es Sonia, ambientóloga de profesión, murcielalogóloga (si es que eso existe) de vocación y “mu ecologista desde chiquenina», o eso es lo que os respondería mi familia si le preguntáis. Y no es precisamente ecologismo lo que me caracteriza, o sí, porqué no, yo creo que va más allá, es empatía con la madre Tierra, es preocupación porque todo viene de algún sitio y va a algún sitio, porque todo tiene un costa, porque comprar mil cosas no es necesario, porque tirar las cosas da pena, porque quien hay detrás de lo que tenemos sí que es importante.

PD. Lo de “chiquenina” es más de mi abuela y me encanta.

Soy Gloria, maestra de educación infantil en esencia, polivalente en práctica, vegana y feminista. Siempre he soñado con hacer cosas que me alimenten el alma, aporten a las demás personas, me permitan sobrevivir y, todo ello, estuviera en concordancia con mi ser (algo inviable e irrisorio en el plano laboral actual, al menos eso me decían). Reflexionando sobre ello, llegué a la conclusión de que el fin de todos los trabajos y espacios a los que les he dedicado tiempo tenían algo en común: ayudar, contribuir, apoyar, cambiar, etc. Así, un día, la vida me llevó hasta Sonia, primero como vecina-clienta con inquietudes, segundo como amiga y tercero como compañera y, sin más, lo encontré.

Este proyecto surge de la inquietud de que cualquier acto, por muy pequeño que sea, es importante y si nos quedamos de brazos cruzados esperando que alguien más lo haga es lo mismo que seguir quejándonos en lugar de actuar.

Y así es como comienza la gran aventura del vivir y de El Jarrillo Lata, ¿te unes?